Meditación para conectar con tu útero

Hoy os traigo una sencilla meditación dinámica para conectar con el útero. Acunarlo con el movimiento, masajearlo con la respiración, inundarlo de pensamientos positivos. Sólo 10 minutos al día para cuidar el lugar donde se gesta la vida.

Practica esta meditación sobre el útero durante 28 días y observa los cambios que tu cuerpo y en tu vida.

Nuestro cuerpo es un complejo mecanismo, un micro universo que funciona a la perfección para nuestra salud y bienestar. Hay múltiples factores que influyen en que este micro cosmos se mantenga sano y equilibrado: la genética, la nutrición, la actividad física, las emociones, los pensamientos…

¿Has pensado alguna vez en tus órganos internos? ¿Le has agradecido a tu hígado, o a tu estómago, o a tus pulmones todo lo que hacen por ti constantemente?

Por lo general nunca pensamos en nuestros órganos internos hasta que enferman. Cuando un órgano enferma, pasa a ser el centro de nuestra atención y a veces de nuestra vida, hasta que recobramos la salud. El dolor es un aviso de que algo va mal, que hay un desequilibrio en nuestra vida y que debemos prestar atención y cuidado a nuestro cuerpo para que el equilibrio se restablezca.

En el caso del útero, la ausencia de pensamientos no es el problema. Más bien al contrario, el problema es que nuestros pensamientos sobre él útero tiende a ser negativos. Todo lo relacionado con el útero y los ciclos vitales de la mujer, en nuestra sociedad tiene connotaciones negativas: menstruar duele, parir es lo más doloroso que uno pueda describir jamás, la menopausia es poco menos que una enfermedad.

Menstruar, gestar, parir y llegar al climaterio son procesos fisiológicos naturales que forman parte de la vida saludable de la mujer. Si hacer la digestión no duele, ¿por qué duele la regla? Si hacer deporte no es un sufrimiento, ¿por qué duele parir? Si crecer no es doloroso, ¿por qué el climaterio está cargado de molestias? Si menstruar y parir duele, es porque nuestro útero nos está enviando un mensaje, una llamada de atención para que lo cuidemos y nos encarguemos de sus salud.

Entre el desconocimiento generalizado de lo que es nuestro cuerpo, de cómo funciona y de como cuidarlo, el cuidado del útero es la último misterio. Estoy convencida de que todo este dolor y enfermedad se debe en gran parte a que desconocemos cual es la verdadera naturaleza del útero y a que durante milenios nos hemos encargado de programarlo para el dolor, desde aquella famosa frase bíblica “Y tú mujer parirás con dolor”, (frase que está mal traducida, pues en realidad, su traducción correcta es “parirás con esfuerzo”).

Pues bien, la otra cara de la moneda, esa que no nos cuentan en el colegio, esa que tampoco le contaron a nuestras madres, a nuestras abuelas y bisabuelas, es que el útero es el órgano en el que se produce el orgasmo. el útero es el órgano del placer por excelencia. Sin embargo, generación tras generación, le hemos dicho a nuestro útero que debe doler, y si no esperamos de él otra cosa, eso es lo que obtendremos: dolor.

En el vídeo os propongo una meditación para dotar de otro significado al útero, para reconciliarnos con su verdadera esencia. He creado esta meditación dinámica empleando diferentes recursos: programación neuro-lingüística, movimiento consciente, sanación energética, etc.

Mi propuesta es que la practiques a diario. Los primeros 5 minutos del vídeo son una breve explicación, y la meditación dura a penas 10 minutos. Regálate a diario esos últimos 10 minutos de meditación para tu placer y bienestar.

Si te duele la regla, practícala al menos, durante un ciclo menstrual completo y observa los cambios en tu próxima menstruación. Por favor, comparte tu experiencia con otras mujeres.

Si estás embarazada, te puede ayudar a relajar tu útero y tener un parto más fluido y placentero.

Si quieres quedarte embarazada, esta meditación puede ayudarte a preparar el útero para concepción y la gestación.

Si estás en tu climaterio, llevará energía y vitalidad a tu útero, probablemente aumente tu deseo sexual y es una bonita manera de sanar viejas heridas y de despertar tu creatividad.

Disfrútala, compártela y, por favor, cuéntame cómo la has vivido.

Con todo mi amor:

Aixa Laxmi

dejar un comentario