El Útero Nimio, la desgarradora historia de un parto violado, contada en primera persona

Entrevista a Conchi del Olmo protagonista del monólogo “El Útero Nimio”.

Ojalá llegue el día en que no se hable más de violencia obstétrica porque ésta haya desaparecido.

Me entristece enormemente que siga ocurriendo, con todo lo que sabemos ya sobre la importante influencia del parto y el nacimiento en la salud física y mental de madre y bebé.

Me indigna que siga ocurriendo, por el simple hecho de que es violencia, ejercida sobre mujeres y bebés, en el momento más vulnerable de sus vidas. Violencia ejercida tristemente, por la persona que debe velar por su salud y sus intereses. Por la persona que puede en un momento dado, salvarles la vida.

Creo que los profesionales que sigue ejerciendo protocolos obsoletos se deben enfrentar a su responsabilidad civil y penal. Y para esto es fundamental la denuncia.

Mientras tanto, al reguero de víctimas que han ido dejando, nos queda el consuelo de hablar, de escucharnos unas a otras y de protegernos y proteger a las demás. Algunas personas como Conchi del Olmo y Fernándo Atienza, emplean el arte dramático como vehículo para crear conciencia y sanar. Son los creadores de la obra “El Útero Nimio”, un monólogo que pone de manifiesto los sentimientos que atraviesa la protagonista durante su parto.

Hoy cierro un ciclo de artículos sobre el tema con esta entrevista a Conchi del Olmo, protagonista del monólogo, a la que agradezco su labor y el tiempo dedicado en esta entrevista.

Aixa Laxmi: Hola Conchi, muchas gracias por concederme esta entrevista y por el precioso trabajo de El Útero Nimio. Por favor, cuéntanos un poco sobre ti misma.

Conchi: Hola Aixa, lo primero es darte las gracias infinitas por darme un espacio en tu blog para poder hablar de El útero Nimio y así visibilizarlo un poquito más. Gracias.

Yo soy Conchi Del Olmo, soy del Sur de Madrid. Hace 10 años me empecé a interesar por el teatro y no he podido dejarlo. Lo llaman droga sana. Así que formé una compañía con Nando, mi pareja, llamada La Otra Parte Teatro, y desde entonces, representamos nuestras obras por toda España. Hace casi tres años fui madre y, como muchas mujeres decimos, me cambió el chip. Fue descubrir un mundo maravilloso, lleno de magia y amor. Fue cuando me empecé a interesar por todo lo referente a la maternidad. Me hice asesora de lactancia con Raíces, después hice la formación de doula en Entre Mamás con Claudia Pariente.   Y no paro de aprender, y también, porque no, de desaprender muchas cosas grabadas desde la infancia. Soy pues, mujer, madre y actriz.

¿Qué es “El Útero Nimio”?

El Útero Nimio es una pieza teatral que pretende denunciar y visibilizar la violencia que sufrimos muchísimas mujeres en nuestros embarazos, partos y postpartos, la violencia obstétrica.  En El útero Nimio, solo hay un personaje en escena. Una mujer que cuenta al público en primera persona como fue su parto, como se sintió, como la iban poco a poco anulando, haciéndole procedimientos sin consentimiento, sin informarle, dándole un trato totalmente deshumanizado.  La obra está ambientada en el presente inmediato, horas después de haber dado a luz, y en el pasado, momento del parto donde el público asiste al sufrimiento del personaje. Dentro del espectáculo hay grabaciones de testimonios reales contados por sus propias protagonistas y desde aquí quiero darles las gracias, porque sé que no ha sido fácil llevarlo a cabo.

¿Cómo surgió el proyecto? ¿Qué te llevó a escribir y representar una obra inspirada en la violencia obstétrica?

Bueno, lo primero que tengo que decir es que la obra no la he escrito yo, ha sido Nando, mi pareja, el que ha sabido, sin tener la experiencia empírica, aunque nunca podrá experimentarlo en carne propia, expresar tan acertadamente cómo se puede sentir una mujer en esa situación tan humillante y, por otro lado, desgraciadamente real.

El proyecto surgió durante la formación de doula. Allí, tras escuchar historias de partos a través de sus protagonistas, conociendo y viendo por primera vez la cruda realidad, me hizo pensar profundamente en la manera en la que podría darle voz a esta injusticia que se cometían en los paritorios de la inmensa mayoría de hospitales de todo el mundo, día si y día también.

Así que se lo propuse a Nando. Él es dramaturgo y escribe para nuestra compañía, y me dijo que adelante, que todo lo que pudiera hacer él, lo haría. Y tras documentarse adecuadamente se puso a ello y nació “El Útero Nimio”.

El Útero Nimio, es algo más que un monólogo, después de la representación se hace una ponencia y un coloquio con el público. ¿Por qué decidisteis crear este espacio de debate?

El coloquio creo que es, si cabe, más importante que la obra. En él nos damos cuenta de la gravedad del problema.  Ver como mujeres que han sufrido esta violencia, entre lágrimas, nos la cuentan, es muy impactante y sobrecogedor. Al ser mujeres y hechos reales se empatiza más fácilmente y creo que es beneficioso para que el público asistente se vaya con la certeza de que esta violencia existe, que es real, y hay que hacer algo para erradicarla.

¿Cuáles son las reacciones del público ante la obra? ¿Qué temas surgen en esos coloquios?

Durante el monólogo me dirijo al público para hablarles y mirarles a los ojos. He visto asentimientos a mis palabras. He visto personas removerse en la silla y llorar con una congoja que hasta he pensado en si estaba haciendo lo correcto.

En los coloquios, la mayoría de las personas que se atreven a hablar es para contar su experiencia de parto, y todas, todas han sido víctimas. Algunas hace poco tiempo, otras hace muchos años, pero con el mismo dolor. El pensamiento de “pensaba que era lo normal” se repite mucho en los coloquios.

¿te gustaría comentar algo más sobre la obra o sobre la violencia obstétrica?

Sí, me gustaría desde aquí, decirle a todas las mujeres que hayan pasado por esto y a maridos, familiares, etc. que se quejen, que pongan reclamaciones. Es una de las maneras que se pueda erradicar este tipo de violencia.  Tenemos que tener claros nuestros derechos y no podemos dejar que nadie los pisotee y se quede impune. Quejaros, reclamar y si es preciso, denunciar. No estamos solas.

Y otra cosa, cuando alguien cercano a nosotras acabe de dar a luz y vemos que no está lo feliz que se espera de ella, no juzguemos, empaticemos, apoyémosla, demos nuestros oídos para escucharla o darle un abrazo sin hablar, puede ser que sea una víctima de violencia obstétrica y necesite una mano amiga.

¿Cuándo y dónde vais a volverla a representar?

De momento tenemos tres funciones programadas, en Leganés, Rivas y Fuenlabrada, todas ellas en la Comunidad de Madrid que es por donde nos están programando por ahora. A ver si tenemos suerte y pronto cogemos los bártulos y a hacer muchos kilómetros.

Si alguien quiere llevarla a alguna ciudad de España, ¿cómo os puede contactar?

Conchi: Puede hacerlo en los mails: laotraparteteatro@hotmail.com o a conchidelolmo@hotmail.com o contactar directamente conmigo en el l tlf: +34 615352159

Tenemos página de Facebook por si quieren estar al tanto de las funciones que van saliendo. Facebook: El Útero Nimio

Aixa Laxmi: Solo me queda ya darte las gracias y animar al público a ver la obra y a actuar contra la violencia obstétrica.

Conchi: Muchas gracias a ti Aixa, a ver si pronto puedo ir hasta Alicante a representar El útero y nos conocemos en persona. Sería un placer.

Si quieres activarte contra la violencia obstétrica te animo a asistir al curso: Vilencia Obstétrica, Claves para Erradicarla” impartido por Lorena Moncholí, abogada, madre y activista.

dejar un comentario