La Meditación y el poder creador de la mujer

La meditación y el poder creador de la mujer

LA PRIMERA VEZ QUE MEDITÉ… sentí como si una rosa se abriera justo en el centro de mi pecho de manera súbita e inesperada.
Casi al mismo tiempo, me embargó un sentimiento muy profundo y explosivo, que no pude contener y lloré.

Lloré lágrimas de pura emoción. Sin motivo alguno. No era tristeza. No era dolor. No era ilusión… creo que era puro AMOR sin más.
No era amor por alguien, ni por algo, ni siquiera amor por mí misma. Era simple y llanamente amor.

Pregunté a mi maestra ¿qué me había pasado?
– Has desbloqueado el cuarto chakra. – Me dijo – También se llama orgasmo del corazón.

Y entonces RECORDÉ, que a veces, muy pocas veces, había experimentado lo mismo haciendo el amor. Cuando en un orgasmo uterino (porque es en el útero donde se produce el orgasmo), sentía como una ráfaga ascendía y estallaba en mi corazón y una profunda emoción salía de mí a través de un suspiro y de lágrimas en mis ojos.

Ahora, 10 años y miles de meditaciones después, comprendo mejor.

Por un instante, en la meditación, al igual que ocurre en el orgasmo, conseguí callar mi mente, parar el tren del pensamiento que te amarra a un pasado que ya no existe y te proyecta a un «futuro incierto» que no es real.

Por un momento conseguí estar en el presente y SER. Simplemente ser.
Ser yo.
Lo que de verdad soy.
Lo que de verdad somos todos.
Puro amor.
Puro presente.
Pureza sin más.
Ahora que creo y guío mis propias meditaciones. Aún sigo siendo aprendiz.
Mi reto es mantenerme siempre en ese presente puro, en mi más pura esencia, sintiendo el amor. Siendo el AMOR.

Hoy sé que las mujeres tenemos dos centros energéticos muy poderosos: nuestro ÚTERO y nuestro CORAZÓN.

Ambos palpitan con el amor.
Ambos son un camino directo al encuentro con nuestra pura esencia.
Es por ello que nosotras concebimos, gestamos, parimos y criamos.

Por eso a las mujeres se nos ha concedido el poder de dar a luz al ser humano.
Porque nos conectamos de manera fácil y directa con el amor y la pura esencia del ser.
Nosotras creamos en nuestros úteros, con amor, nuestros hijos, nuestros proyectos, nuestra vida.

Pero, ¿qué ocurre cuando vivimos desconectadas de nuestro útero? Sencillamente nuestro poder creativo se opaca.
Nuestra vida nos resulta difícil, dura, llena de miedos.
Y todo eso, también lo gestamos, pues nuestra naturaleza es GESTAR.
Y gestamos dolor en nuestros úteros cuando menstruamos y parimos.
Y nuestros ovarios generan quistes.
Y, en lugar de hijos y proyectos, nuestros úteros gestan miomas.
Y habitando en el destierro, fuera de nuestra verdadera esencia de amor y placer, sufrimos endometriosis.
Y vivimos pospartos tristes (depresión posparto lo llaman).
Y climaterios sumidas en la ira y el resentimiento.
Y todo nuestro potencial de amor, de salud, de bienestar, de placer, de creación… se apaga.

¿Y si pudiéramos revertir todo esto?
¿Y si fuera posible vivir en equilibrio con tus ciclos vitales?
¿Y si pudieras conectar con tu instinto y tu sabiduría interna?
¿Y si no hubiera límites a tu creatividad?
¿Y si pudieras vivir en plenitud?

Las meditaciones del útero son mi camino para mi salud y mi equilibrio.

El año 2020 vuelvo a guiar, por tercer año consecutivo, el Ciclo de Meditaciones de la Luna Llena Online. Y me he propuesto que todas las mujeres que deseen hacerlo, puedan.

http://metodolaxmi.com/ciclo-meditaciones-luna-llena/

Te ofrezco algo completamente ANTI SISTEMA:

– Aceptar tu cuerpo y disfrutarlo, tal como es.
– Vivir plenamente, conectada con tu esencia de mujer.
– Sanar el pasado para que no te siga anclando.
– Y vivir un presente del que no quieras escapar.
– Despertar tu creatividad y volar hacia donde tu desees.

Las meditaciones del útero han sido mi camino. ¿Te atreves a que sean el tuyo también?

Te espero en el Ciclo de Meditaciones de la Luna Llena.
Con todo mi cariño:

Aixa Laxmi

Creadora del Método Laxmi y autora de la Teoría del Segundo Útero

P.D. 1: Además de esa sanación energética, muchas mujeres también consiguen sanar sus menstruaciones, resolver sus problemas de infertilidad, disolver miomas y restablecer su salud. Pero esto no lo puedo decir muy alto, porque si todo el mundo supiera que nos podemos curar a nosotros mismos sin necesidad de fármacos, a lo mejor nos prohíben también la meditación (qué difícil lo van a tener).

P.D.2: Si quieres venir ven. Pero no vengas sola.
Te agradecería mucho que compartieras esta información con las mujeres a las que amas, pues les harás un valioso regalo que puede cambiar su vida.
Compártelo también con las mujeres a las que no amas, quizá ellas también lo necesiten.
Puede ser un bonito regalo de Navidad, mejor que unas flores o bombones.

Te veo meditando, si tú lo eliges.

1 Comentario

dejar un comentario